IBIZA EN VERANO

Denise

14 julio 2021

No hay comentarios

Poco a poco el turismo se va reactivando en España y no podía faltar Ibiza en tu bucket list de destinos por visitar desde Barcelona. Una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad, calas idílicas, pueblos con encanto, lugares con mucha historia y espacios naturales únicos son algunas de las cosas que ver en Ibiza. En este nuevo post os dejamos las mejores playas y calas de la isla, dónde cómer y qué hacer o visitar si decidís disfrutar de esta maravilla balear en vacaciones o en cualquier otra época del año.

CALAS

  • BENIRRÀS

La cala Benirràs es una de las visitas obligadas de Ibiza, sea en familia, con amigos o en pareja. Envuelta por montañas repletas de verdes pinos, los domingos se convierte en punto de encuentro de cientos de personas que participan o simplemente contemplan su famosa fiesta de los tambores. Al caer la tarde, justo antes de la puesta de sol, el extremo izquierdo de la playa se convierte en un improvisado escenario donde el espectáculo está asegurado. Mientras unos tocan los timbales, otros bailan, sacan fotografías o beben al tiempo que contemplan el sarao, que se prolonga hasta que el sol se esconde. Son muchos los que aseguran que esta exhibición es una de las pocas que mantiene la esencia hippie que envolvía a la Ibiza de la década de los 70.

  • CALA D´HORT

Cala d’Hort es una playa reducida y encantadora a la vez, desde la que se puede disfrutar de las vistas sobre el misterioso islote de Es Vedrà, que se levanta solo a unos cientos de metros de la orilla. La playa tiene arena fina en un extremo y es más rocosa en el otro, y es muy popular en verano. Protegida por un acantilado, está situada al final de una pronunciada pendiente en la que acaba la carretera principal de acceso.

  • CALA SALADA

Rodeada de colinas de bosque de pinos, la pequeña calita de arena de Cala Salada es un destino preferido para la gente de la isla y los propietarios de embarcaciones privadas. El agua es hermosa y clara, poco profunda y perfecta para nadar. El fondo marino es en su mayoría de arena blanda. En el saliente de roca a la derecha de la cala hay una torre de piedra muy pintoresca con caminos que te llevan a lo alto de la vecina playa de arena de Cala Saladeta. La primera tiene un ambiente más familiar, mientras que el de la segunda es algo más joven. Esto último se debe a su complicado acceso y a que no dispone de ningún servicio.

  • CALA COMTE

Posee unas vistas espectaculares a islotes como el de s’Illa d’es Bosc, s’Espartar o ses Bledes, pero la más impresionante sin duda es la de sa Conillera. Esto, unido al reflejo que el sol aporta al agua de esta cala colmada de zonas de arena blanca y rocas hará que consigas una de las fotografías más especiales de tus vacaciones. No hay quien no quede boquiabierto al contemplar una imagen de la playa, de ahí que su nombre en ibicenco sea ‘Platges de Comte’ (playas de cuento). Las dos playas principales están separadas por los templos más bohemios de los atardeceres de Ibiza. El restaurante Sunset Ashram disfruta de unas vistas panorámicas fabulosas desde su posición dominante, y cuenta con una estructura de diseño creativo que se mimetiza con la roca sobre la que se asienta.

  • SES SALINES

Ses Salines es la playa por excelencia de Ibiza, no sólo porque se encuentra en el Parque Natural (declarado como tal en el año 2001) protegida por una corona de dunas, sino porque en esta zona se aprecia con especial intensidad la pureza y transparencia de las aguas, gracias a la Posidonia Oceánica, incluida en la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

El territorio de la reserva abarca casi 3.000 hectáreas terrestres y 13.000 marinas, y se extiende por el sur de Ibiza y el norte de Formentera, ocupando también el brazo de mar que las separa. De aquí sale la famosa “Sal de Ibiza”.

Muy cerca se encuentra Es Cavallet, destacada por ser la primera playa nudista de la isla con un extenso arenal rematado por una torre defensiva de tierra.

  • CALA XARRACA

Atractiva cala al pie de un pequeño acantilado de tierra roja, con pequeños islotes en frente. Cuenta con un grupo de casas en la orilla derecha, entre las que llama la atención un chalet con una torre de piedra. El paisaje es muy atractivo y la costa de los alrededores ofrece múltiples recovecos solitarios.

  • SA CALETA

Sa Caleta es una playa tranquila y diferente, alejada de las grandes extensiones de arenas blancas en las que se agolpan las hamacas y las sombrillas. La playa está protegida por acantilados de tierra rojiza, creando una sensación de aislamiento completa por su forma de herradura. Es de arena fina, con aguas limpias y poco profundas, ideal para familias con peques, y también es genial para practicar esnórquel.

PLAYAS

ES CANAR

La zona turística de Es Canar es de las más importantes del municipio de Santa Eulària y concentra numerosos hoteles y múltiples servicios. Se extiende desde la playa de Cala Nova hasta Punta Arabí, donde todos los miércoles se celebra un popular mercadillo hippy. La playa de Es Canar ocupa su zona central. Es de arena fina, con un pequeño puerto de lanchas y llaüts en el lado derecho, junto a la zona más urbanizada.

CALA BOIX

Las playas de arena oscura son atípicas en Ibiza y Cala Boix se caracteriza por ser la única en toda la isla. Se encuentra al borde de un acantilado, sobre el que se asientan varios restaurantes y el acceso se realiza a través de unas empinadas escalinatas. Abajo hay también un pequeño chiringuito, así como servicio de hamacas y sombrillas.

CALA LLONGA

Esta es la playa de la pequeña y popular localidad turística de Cala Llonga, accesible por carreteras zigzagueantes con vistas espectaculares. Amplia y con suelo arenoso, bordea la pintoresca bahía con colinas de frondosos bosques de pinos a ambos lados

ES VEDRÀ

Con casi 400 metros de altura, esta rocosa isla de piedra caliza, inhabitada, está situada a 2 km de la costa oeste de Ibiza, justo en frente de la playa de Cala d’Hort. Es una visita obligatoria y por suerte cuenta con muchos miradores para disfrutar de su maravillosa majestuosidad. Se dice que es el tercer punto más magnético de la tierra (después del Polo Norte y el Triángulo de las Bermudas). La mejor localización para ver un mágico atardecer en la zona de Es Vedrá es desde Cala d´Hort o alguno de los bares que hay justo en la playa. Otra opción perfecta, y no tan masificada, es desde la Torre des Savinar, también conocida como la Torre del Pirata.

GASTRONOMÍA

Como la mayoría de lugares de España, Ibiza cuenta con una gastronomía exquisita. Cuando la visites, no deberías volver sin probar sus platos más típicos: guisat de peix, bullit de peix, arroz de matanzas, peix en salmorra, borrida de ratjada, sofrit pagès y frita de pulpo. Además, si prefieres lo dulce deberías probar estos sabrosos postres: el flaó, la greixonera y las orelletes.

DALT VILA

La antigua ciudadela amurallada de Dalt Vila (literalmente, «ciudad alta«) reposa sobre una pequeña colina al lado del mar y con vistas a la ciudad. Fundada y bautizada por los fenicios como Ibosim, fue una de las ciudades costeras más importantes del Mediterráneo, razón por la cual ha tenido varios pobladores a lo largo de la historia. La muralla que rodea la ciudadela data del Renacimiento, y fue construida por los reyes Carlos I y Felipe II para defender la ciudad de las invasiones francesas y otomanas.

En Dalt Vila encontrarás infinidad de rincones mágicos donde tomar unas fotos espectaculares. Hay tres rutas que suben y la oficina de Turismo ofrece guías gratuitas para que te pierdas por este laberinto de callejuelas. Encontrarás varias placas informativas que te guiarán en la subida, de modo que podrás conocer todos los detalles y curiosidades sobre la ciudadela a tu ritmo.

Hay una amplia oferta de restaurantes en Dalt Vila. La terraza del restaurante La Plaza, en la Plaza de Vila es una opción perfecta para una cena romántica. Si sigues subiendo hasta la Plaza del Sol, encontrarás el pequeño bar-restaurante S’Escalinata, con unas vistas panorámicas fabulosas, donde relajarte en sus pufs distribuidos por los escalones adoquinados.

MERCADILLOS

LAS DALIAS

Con más de 30 años de historia, Las Dalias es uno de los clásicos de la isla. Se encuentra en Sant Carles, al norte de la isla.

Por la tarde y por la noche el ambiente se anima con música en vivo, conciertos y sesiones de DJ’s. La versión nocturna se celebra en verano: son los lunes y martes de junio a septiembre, y los domingos de julio y agosto. En Semana Santa y en Navidad también se organizan mercadillos especiales.

PUNTA ARABÍ

Creado en 1973, el mercadillo de Punta Arabí es el más grande de la isla. Entre los más de 500 puestos que se montan los miércoles se puede encontrar artículos originales de diferentes partes del mundo, además de artesanía, moda, cosmética natural, instrumentos musicales, bisutería, etc.

Cuenta con una zona infantil, el chiringuito “Hippie Kids”, donde los niños pueden participar en talleres de reciclaje, aprender a diseñar su propia camiseta o hacerse una corona de flores. En la carpa multicultural hay música y actuaciones en vivo desde las 14.00 hasta las 16.00 horas.

SANT JORDI

Este mercadillo de segunda mano se instala los sábados por la mañana, en el antiguo hipódromo de la localidad de Sant Jordi, al sur de la isla, y es el preferido por los residentes de la isla.

Para conseguir artesanía local, hay dos mercados particularmente recomendables: el de San Rafael (en el interior) y el de Sant Joan de Labritja (al norte). En ellos también se venden productos agrícolas de la zona y alimentos ecológicos. Otro lugar donde es posible adquirir productos locales y elaborados de manera natural es el mercado de Forada (Buscastell, Sant Antoni de Portmany, en el oeste).

ESCAPADA A FORMENTERA

Si dispones del tiempo suficiente durante tu estancia en Ibiza, te recomendamos dedicar un día a visitar Formentera. A pesar de ser una de las islas más pequeñas de Baleares, en ella podrás disfrutar de un gran número de atractivos que harán que la visita merezca la pena. Estos son algunos de los lugares que no deberás perderte: cala Saona, Ses Illetes, el faro de Barbaria, Els Arenals, el faro de la Mola y el Parque Natural de Ses Salines. Para llegar hasta Formentera podrás coger alguno de los ferrys que parten desde el puerto de Ibiza. Para recorrer esta isla virgen tienes múltiples opciones, entre ellas te recomendamos alquiler de coche, moto o bicicleta, ya que la isla cuenta con carril bici y con senderos totalmente aptos para realizar el recorrido sobre dos ruedas.