THE ONSIDER | THE PLACE TO LAND

Con la llegada de la Semana Santa, os queremos recomendar algunos de los pueblos más bonitos de Cataluña, que, hoy en día, siguen congelados en la época del medievo, conservando aún sus calles empedradas, sus arcos, los balcones de piedra o torres. Todos ellos son pueblos plagados de encantadores rincones que nos transportan varios siglos hacia atrás.

MONTBLANC

Montblanc es un pueblo ubicado en la provincia de Tarragona, cuyos orígenes se remontan al año 1080 y que, en la actualidad, conserva el mayor recinto amurallado de Cataluña y un paseo por sus calles os hará viajar a la Edad Media.

Podrás visitar sus torres señoriales, las puertas, las murallas afiladas y un puente románico que hacen de Montblanc un pueblo épico con un ambiente 100% medieval, así como visitar los monasterios de Poblet, Vallbona de les Monges y Santes Creus.

La Oficina de Turismo realiza visitas guiadas y teatralizadas para descubrir la historia medieval de este pueblo. Destacamos la Semana Medieval de Montblanc (coincidiendo con Sant Jordi, a finales de abril). Tiene lugar una escuela de caballería, exhibiciones de oficios medievales y una fabulosa representación de la leyenda de Sant Jordi, entre otras actividades. Además, hay museos curiosos, como el Museo de los Belenes, el Museo del Vino o el Centro de Interpretación del Arte Rupestre.

BESALÚ

Si quieres descubrir el patrimonio arquitectónico de Girona (apenas 30km de Gerona), te recomendamos visitar el famoso pueblo de Besalú. La importancia monumental de este viene dada fundamentalmente por su gran valor de conjunto, por su unidad, que la determina como una de las muestras más importantes y singulares de los conjuntos medievales de Cataluña.

El origen histórico de Besalú es una fortaleza que ya existía en el siglo X, y en la actualidad encontrarás rincones que te recordarán al típico pueblo medieval en el que, además, hubo un barrio judío.

Sin duda alguna, deberá visitar el puente medieval de Besalú, pues es el monumento más embleamtico del sitio con casi 150 metros de longitud. Fue construido en el siglo XII. Además, te recomendamos visitar los baños judíos, la iglesia del monasterio de San Pedro de Besalú y San Julián, antiguo hospital de peregrinos, la casa Cornellá, la iglesia de San Vicente y la sala gótica del Palacio de la Curia Real.

La belleza de sus calles han convertido a Besalú en un plató cinematográfico. Acogió en el rodaje de la tercera temporada de la serie de HBO Westworld, además de ser eligida como localización de Juego de Tronos o la película El Perfume.

PERATALLADA

Peratallada es uno de los pueblos de la costa de Girona que posee un encanto especial, pues todos sus rincones son bonitos y autenticos. Fue declarado Conjunto Histórico-Artístico por ser uno de los núcleos de arquitectura medieval más importantes y mejor conservados de Cataluña.

Entre los elementos más importantes destaca el castillo fortaleza, formado por el núcleo fortificado y la torre del homenaje, así como el palacio y las murallas. El castillo data de los siglos XI y XII, aunque ha sufrido reformas posteriores. Las murallas son de los siglos XII y XIII. Sorprende el gran foso que rodea el pueblo, excavado en la roca viva, ya que Peratallada se asienta sobre roca de gres.

Las dos principales plazas del pueblo son la de Les Voltes, una bonita plaza porticada, y la del Castell, frente al castillo y el palacio. Ambas están rodeadas de callejuelas y casas de piedra muy bien conservadas y decoradas con flores.

Fuera del recinto amurallado, os recomendamos la visita a la iglesia parroquial de San Esteban, de estilo románico, y que en su interior conserva un sepulcro gótico de 1348.

Como dato interesante, existe una curiosa heladería, Gelat Artesà de Peratallada, donde elaboran helados totalmente artesanales y es famosa por su calidad y por la originalidad de sus sabores, como el de roquefort o el de anchoas de L’Escala.

CAMPODRON

Camprodón se encuentra en Girona, en la zona de los Pirineos y el paisaje pirinaico de este pueblo tiene un gran atractivo para los excursionistas y es ideal para hacer senderismo y para esquiar en invierno. El pueblo conserva todavía como parte de su patrimonio antiguos castillos y fortificaciones.

Tiene su origen en el monasterio de San Pere y en un antiguo mercado concedido en 1118 por Ramón Berenguer III conocido como el Grande, y que era un noble de la época.

Uno de los mayores encantos en Camprodón es su casco antiguo y sus calles, muchas de ellas todavía con rastros de las antiguas piedras, presentes tanto en las casas como en el suelo. Aún así, es interesante visitar también El Puente Nuevo de Camprodón que es sin duda el elemento arquitectónico más conocido de todo el pueblo. Construido en el siglo XII, con 66 metros de longitud. Otro lugar muy interesante qué visitar es el Monasterio de San Pedro (siglo X) y la Iglesia de Santa María.

La villa de Camprodón destaca por sus especialidades en embutidos de cerdo, tales com el bull, la longaniza, el jamón, etc. Igualmente, son conocidas sus galletas y mazapanes. Las galletas que fabrica la compañía Birba son las más conocidas fuera del municipio.

TALAMANCA

Talamanca es un pueblo con encanto y muy bonito para visitar desde Barcelona (a 60km de distancia).

Aunque se han encontrado restos de yacimientos ibéricos, la primera noticia que se tiene de su existencia data del año 960 cuando Salla, el fundador del monasterio de San Benito de Bages, hace una donación de tierras al término del Castillo de Talamanca. Entre los años 878 y 897, los campesinos provenientes del norte se instalaron cerca de castillos e iglesias y repoblaron la zona. En esa época se fundó el Castillo de Talamanca y la Iglesia de Santa María de Talamanca que dieron lugar al pueblo actual de Talamanca.

Este pueblo se caracteriza sobre todo por ser un destino de turismo de fin de semana y días festivos. Es un pueblo pequeño, pero se pueden visitar las ruinas del castillo y de la iglesia de Santa María, además de los viñedos y el parque natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac.

TAVERTET

Tavertet es un pequeño municipio de poco más de 150 habitantes pero con una notable actividad prehistórica, pues se encontraron vestigios de la época neolítica, el sepulcro megalítico, el campo de urnas funerarias y la muralla ibérica. En frente está el despeñadero de Tavertet, que ofrece una panorámica sobrecogedora, la que se puede contemplar desde el mirador del pueblo y representa una de las imágenes más emblemáticas y bonitas del territorio.

El principal atractivo arquitectónico qué ver en Tavertet es la Iglesia de Sant Cristófol de Tavertet, que forma parte de las rutas del románico de Osona. El edificio original fecha del siglo XI y en las primeras reformas de los siglos XII y XIII se construyó el actual campanario.

Otro gran atractivo de este pueblo son sus 50 casas y las calzadas de piedras construidas entre los siglos XVII a XIX, que han hecho que el núcleo urbano sea declarado Bien de interés cultural por la Generalidad de Cataluña.

Tavertet cuenta con El Mirador del Pla del Castell, que es parada obligatoria, ya que nos ofrece una vistas espectaculares del las Guilleries, Montseny y el pantano de Sau.